Las Hurdes Centro de Documentación
 Cultura y patrimonio
   Lugares con historia


Convento Ntra. Sra. de Los Ángeles

Este convento es uno de los primeros que tuvo en España la Orden Seráfica, considerándose como el más preeminente de la Provincia de San Gabriel. Se halla situado entre fragosas sierras en el término de Pinofranqueado, a una legua de Torrecilla de los Ángeles, por la parte meridional, y a igual distancia, por el norte, de los pueblos de Robledillo de Gata y Descargamaría

La fundación del convento se puede fijar en la primera mitad del siglo XIII, cuando Francisco de Asís vino a España en 1212 con objeto de extender su Orden por la península y visitar al mismo tiempo el cuerpo del apóstol Santiago, además de apartar a muchos de las vanidades del mundo. Entre ellos figuró un canónigo de aquella época llamado Clemente Paterna, quien por consejo del Santo renunció a su prebenda, vendió sus bienes y los distribuyó entre los pobres, y se vino a una ermita donde vistió el hábito de la Tercera Orden de Penitencia. Allí labró por sus manos, en roca viva, una cueva de tan corta capacidad, que no cabía dentro de ella un hombre tendido a lo largo ni tampoco levantado, sino que necesitaba hincarse de rodillas para poder permanecer en ella.

Constaba el convento sólo de dos galerías, y en ellas estaban las celdas estrechas y desabrigadas. La iglesia, muy reducida, tenía dos altares, uno alto y otro bajo, ambos en el ábside, porque de otro modo no habría para ello lugar suficiente. Carecía de claustro y las procesiones conventuales se verificaban por el atrio de la iglesia. También había una biblioteca con manuscritos. Era esta santa casa un bosquejo de la que más tarde con mayor perfección levantó San Pedro de Alcántara en el Palancar.

Dos milagros ocurrieron en este convento, según constan en la Bula de canonización del santo Pedro Garavito: uno, el de la satánica lluvia de piedras, vencida una terrible tentación de la que el santo salió indemne; otro, el de la cesta llena de viandas aparecidas el día de Navidad, cuando los monjes se encontraban aislados por nieve.

A través del Decreto de 19 de febrero de 1836, sobre “venta de inmuebles” y de 8 de marzo, sobre la “supresión de conventos”, se produjo su abandono definitivo, pasando en la actualidad a manos privadas.

 

 

Cueva de Clemente Paterna
Cueva de Clemente Paterna Interiores
Interiores
Mancomunidad de Las Hurdes