Las Hurdes Centro de Documentación
 Biblioteca digital
  Libros - Revistas y otros documentos
 Libros

Las Jurdes y sus leyendas. Conferencia leída en la Sociedad Geográfica de Madrid por el Excmo. Señor D. Vicente Barrantes. Establecimiento Tipográfico de Fortanet. Madrid, 1891. Redactado por el que fuera cronista oficial de Extremadura, en este bien argumentado estudio se revisan las fuentes histórico literarias que documentaban el confuso conocimiento que se tenía de la comarca: de Lope de Vega y Matos Fragoso, a Lucas Mallada o Martín Santibáñez. Pasando por otros, como Pascual Madoz o Benito Feijoo, a quienes atribuye muchos de los errores que “ennegrecieron” su fama. El libro repara en las condiciones de vida que padecían los hurdanos; apunta con acierto algunas de sus causas, e incluye observaciones (más discutibles), sobre sus primeros pobladores, o la etimología de su nombre.

Las Jurdes y sus leyendas. Conferencia leída en la Sociedad Geográfica de Madrid
Vicente Barrantes
1890-91

Las Jurdes y sus leyendas. Conferencia leída en la Sociedad Geográfica de Madrid

Las Batuecas y Las Jurdes. Conferencias leídas en la Sociedad Geográfica de Madrid por el doctor D. J. B. Bide. Ilustrado con un mapa de la región y 18 fotograbados reproducidos de fotografías directas obtenidas por el autor (Madrid. Gutenberg, 1892). Concebido con un fin “positivamente instructivo” el libro aborda la descripción y, por primera vez, también la representación con imágenes del relieve y características naturales de la comarca, así como de las costumbres y modo de vida de sus habitantes. La obra se publicó poco después de los viajes que Bide hizo a la región, acompañado en alguna oportunidad por el cartógrafo Aymar de Saint-Saud.

Las Batuecas y Las Jurdes. Conferencias leídas en la Sociedad Geográfica de Madrid
Jean Batiste Bide
19 Enero 1892

Las Batuecas y Las Jurdes. Conferencias leídas en la Sociedad Geográfica de Madrid

M.R. Blanco Belmonte. Por la España Desconocida. Notas de una excursión a La Alberca, Las Jurdes, Batuecas y Peña de Francia. Con Ilustraciones fotográficas de Venancio Gombau. Sucesores de Rivadeneyra, Madrid 1911. Publicada inicialmentepor entregas en los suplementos que editaba La Ilustración Española y Americana, la crónica de este viaje  reveló a la opinión pública española la ignorada desdicha de la región hurdana. La acertada relación entre el texto y la imagen al describir aquella realidad redundan en la eficacia del relato.

Por la España desconocida
Blanco Belmonte, Marcos Rafael
1911

Por la España desconocida

Santiago Pérez Argemí. Las Hurdes. Mateus Artes Gráficas, Madrid 1921. Escrito en Cáceres, en donde su autor trabajaba como ingeniero de montes, este folleto fue concebido con el propósito de contribuir al “saneamiento moral y material” de la comarca; enumera sus carencias y recursos (especialmente hidrológicos y fitográficos), y concluye con una propuesta para ponerla “en condiciones de explotación productiva”. Presentado en una cuidada edición, e ilustrado con abundantes fotografías realzadas por el propio autor, fue reseñado por Leopoldo Romero en La Correspondencia de España y por Ortega Munilla en ABC.

Las Hurdes
Santiago Pérez Argemí
1921

Las Hurdes

Joaquín Hazañas y la Rúa. Las Jurdes (boceto de un estudio).Imprenta Sobrino de Izquierdo, Sevilla 1922. Poco más de treinta páginas tiene este impreso en que su autor agrupó la media docena de artículos que fue publicando en El Correo de Andalucía entre el 21 y el 30 de junio de 1922, coincidiendo con la visita que Alfonso XIII hizo a la región. Un tono sosegado y un propósito fundamentalmente didáctico distinguen estos bien documentados apuntes sobre los tres maneras desde la que se había venido juzgando a la Jurdes. Tres periodos: de la leyenda, de la servidumbre y de la compasión. “Vox clamantis in deserto”, que hasta la fecha bien poco habían podido hacer para remediar la miseria de sus habitantes.

Las Jurdes (boceto de un estudio)
Joaquín Hazañas y la Rúa
1922

Las Jurdes (boceto de un estudio)

 Revistas y otros documentos

Las Hurdes. Revista mensual ilustrada empezó a publicarse como boletín mensual en febrero de 1904. Fue su director Francisco Jarrín y su redactor-jefe José Polo Benito. Inspirada en los principios de la acción social católica, fijó su tarea redentora en desmentir las “fábulas y patrañas” con las que a menudo se ofendía a la desdichada región y en la prioritaria necesidad de dotarla de “Iglesias, escuelas y caminos” que procurasen el “mejoramiento moral y material” de la mísera comarca. Las Hurdes publicó 52 números. El primero en febrero de 1904 y el último en mayo de 1908, poco antes de que se celebrara el Congreso Nacional Hurdanófilo.

Las Hurdes. Revista mensual ilustrada (1904-1908).
Números: 1 a 52

bienvenidos

Memoria(s) Leída(s) en la Junta General de la Sociedad La Esperanza de Las Hurdes (los años 1904, 1905 y 1906), por Don Tomás Gómez, Secretario de la Sociedad. Redactados por el que fue durante muchos años Secretario del Ayuntamiento de Caminomorisco, estos informes constituyen una inapreciable fuente de noticias sobre el origen y el funcionamiento de aquella caritativa agrupación. Que bajo la tutela de la Iglesia fue la primera que se propuso agrupar a los hurdanos para la defensa de sus intereses y para rescatar su territorio del abandono y el olvido.

 

Memoria(s) Leída(s) en la Junta General de la Sociedad La Esperanza de Las Hurdes . Impresos.
Números: 1, 2, 3

bienvenidos

Las Hurdes y La Esperanza de las Hurdes. Por D. José Polo Benito.Congreso Nacional de Educación Protectora de la Infancia abandonada, viciosa y delincuente. Informes y Ponencias. Imprenta de Eduardo Arias. Madrid, 1908. Este breve, pero estremecedor informe preparado para el Congreso que tuvo lugar en Madrid en octubre de 1907 (se publicó algún tiempo después), bastaría para reconocer en la figura de quién lo escribió al más eficaz publicista de la causa hurdana. Polo Benito trazó en él un doloroso relato acerca de “las miserias y las hambres” que sufría la región denunciando el “abandono inaudito” en el que la habían tenido todos los gobiernos. Enumeraba también las iniciativas emprendidas desde La Esperanza para su mejora. Pero fue su acusación sobre los abusos de los que eran objeto las nodrizas y los niños de alquiler que alimentaban y su alegato en favor de aquellas mujeres, alzadas en una hiriente alegoría de las desgracias que padecía la comarca, las que suscitaron una mayor atención y causaron un mayor impacto.

 

 

Las Hurdes y La Esperanza de las Hurdes.. Informes y Ponencias. José Polo Benito.
Ejemplar único.1908

bienvenidos

Crónica del Congreso Nacional de Hurdanófilos celebrado en Plasencia en los días 14 y 15 de Junio de 1908.Tallerres de imp. y encuadernación M. Ramos. Marqués de Mirabel, 20. Plasencia. 196 páginas con la más detallada información que pudo reunirse sobre tan importantísimo acontecimiento para el futuro de la comarca ocupan estas memorias, publicadas en la capital del Jerte sólo un año después de que se celebrara. Su lectura aún nos devuelve el eco de los apasionados discursos que allí se pronunciaron a favor de una causa que ya nunca más pudo ignorarse y que constituía un gravísimo problema para la vida nacional.

Crónica del Congreso Nacional de Hurdanófilos. Impresos.
Ejemplar único,1908

bienvenidos

El Pleito de “La Esperanza de Las Hurdes”. Folleto histórico-documentado que dedican a los socios protectores de la misma, los miembros de la Junta Directiva, Don Francisco Martín, Don Juan Pérez y Don Tomás Gómez. Imprenta y Librería de Generoso Montero. Plasencia.  El Vicepresidente, Tesorero y Secretario de La Sociedad firman en 1909 este curioso e interesante opúsculo que da cuenta de algunas discusiones surgidas en torno a la administración de los pósitos concedidos a la comarca y defiende la rectitud y buen hacer de La Esperanza.

El Pleito de “La Esperanza de Las Hurdes”. Impresos.
Ejemplar único,1909

bienvenidos

El hogar jurdano. Consejos para la construcción en la Jurdes de viviendas sanas y baratas. Imprenta de J. Sastre, Madrid 1911. Después de describir las miserables condiciones de vida en los tugurios y habitaciones jurdanas (sobre todo de la Jurdes altas), y su influencia sobre la salud y la moral de sus habitantes, Polo Benito, el diligente impulsor de la regeneración de la comarca, abordaba en este breve ensayo una propuesta de diseño para “el hogar jurdano de mañana” organizado de manera funcional y construido con materiales autóctonos: la pizarra, la madera, el barro blanco …Su trabajo obtuvo el premio con el que La Sociedad Española de Higiene honraba la memoria del médico asturiano Faustino García Roel, que se otorgaba cada año a obras de investigación en materia de sanidad e interés social

El hogar jurdano. José Polo Benito .
Ejemplar único,1911

bienvenidos

Feliciano Abad. Memoria. Inspección escolar de las Hurdes. Años 1911 y 1912. Casar de Palomero, septiembre de 1912. Este interesantísimo documento describe el pésimo estado de las pocas escuelas que por entonces existían en la región. Instaladas, con excepción de las de Vegas de Coria, Huertas y La Huetre, en locales que “debieran adjetivarse como insalubres mazmorras”. Pero incluye también, a modo de preámbulo, unas consideraciones sobre la “laboriosidad” de los hurdanos en lucha contra lo estéril de su territorio, o sobre la necesidad de cimentar en la enseñanza el principio de su redención, que además de acertadas son conmovedoras. Así debieron parecerle a don Miguel de Unamuno, último destinatario de este informe que custodia su archivo.

Memoria. Inspección escolar de las Hurdes.
Ejemplar único,1912

bienvenidos

La Defensa. Periódico quincenal independiente de intereses locales. Casar de Palomero, 1911.Aunque las iniciativas periodísticas más importantes emprendidas sobre la comarca tuvieron su origen en las diócesis de Plasencia, Coria o Salamanca, los principios de la prensa escrita en la zona registran también alguna gesta seglar, no por esporádica menos interesante. Como este proyecto de periódico quincenal, creado por don Sixto González Blanco para actuar, como aclaraba su “programa”, en defensa de un vecindario que pagaba sus impuestos y sufría el anatema de su atraso. Se imprimió en el taller placentino de Manuel Ramos; y en su primer (y quizá único), número colaboraron, el maestro Feliciano Abad y el secretario del ayuntamiento Tomás Gómez.

 

La Defensa. 1911.
1

bienvenidos

Acta de constitución de La Liga Hurdana. Levantada el 20 de mayo de 1917 en Caminomorisco por el que fuera su secretario, Custodio Calvo Valencia, este documento manuscrito consigna la identidad de su primer presidente, Juan Pérez Martín, sus socios fundadores (todos procedentes de distintas localidades de la zona), su primera junta directiva, su reglamento y sus fines. Como el propio original aclara La Liga nació con el propósito de continuar la tarea emprendida por La Esperanza de las Hurdes y cumplir con los objetivos marcados por el Congreso Nacional Hurdanófilo, muy desatendidos tras la muerte del Obispo Jarrín.

Acta de constitución de la Liga Hurdana.. Ejemplar único, 1917.
Ejemplar único, 1917

bienvenidos

La Liga Hurdana. Tipografía de El Noticiero. Cáceres, 1917. Juan Pérez, secretario del Ayuntamiento de Pinofranqueado, firmó en calidad de socio fundador este documento

en el que se alude a las dificultades pasadas por La Esperanza de las Hurdes tras la muerte de Obispo Jarrín, y en el que se enumeran las razones que justifican la creación de La Liga a fin de que se administrasen de la manera más justa y equitativa las subvenciones que se recibían del Estado. Contiene el Acta de constitución y el Reglamento.

La Liga Hurdana. . Impresos..
Ejemplar único,1917

bienvenidos

La Liga Hurdana. Real orden de 23 de julio de 1917. Memoria de las obras realizadas por “La Esperanza de las Hurdes” en los ocho años de subvención. Tipografía de El Noticiero. Cáceres, 1917. En agosto de 1917, el recién nombrado presidente de la Liga Hurdana, Juan Pérez; su secretario, Custodio Calvo y demás miembros de la Junta directiva, se vieron en la necesidad de firmar esta memoria en la que se da cuenta de los trabajos realizados con las subvenciones recibidas entre 1909 y 1916. El documento cuestiona la revocación de la Real Orden que debía regular el funcionamiento de la comisión de Técnicos creada para decidir sobre la inversión de los fondos que se concedían a la comarca.

 

La Liga Hurdana. R.O. de 23 de julio de 1917.. Memoria de las obras realizadas por “La Esperanza de las Hurdes” en los ocho años de subvención. .
Ejemplar único. 1917

bienvenidos

Henri Breuil. Les Peintures Rupestres de la Péninsule Ibérique. La Vallée Peinte des Batuecas. L’Anthropologie (Masson et Cie, editeurs. Paris 1920). Hubo que esperar a que acabase la Primera Guerra Mundial para que el abate Breuil pudiera informar in extenso a la comunidad científica de los descubrimientos que había efectuado en Las Batuecas y las Hurdes algunos años antes. La breve historia de los hallazgos se remonta al año 1910 y de su importancia dan idea las reseñas y dibujos que se ofrecen de los numerosos restos encontrados, no sólo en el Canchal de las Cabras Pintadas (el más célebre quizás), sino también en los de La Pizarra, El Zarzalón, o Las Torres.

Les Peintures Rupestres de la Péninsule Ibérique. La Vallée Peinte des Batuecas. L’Anthropologie.. Henri Breuil 1920.
Número 29

bienvenidos

Juan Cabré. El hombre prehistórico de las Hurdes. Publicado en Coleccionismo en los números 115 y 116, correspondientes a los meses de julio y agosto de 1922. Concebido, para recordar, por un lado, los medios de vida que tenía el hombre prehistórico en las Hurdes, y por otro, para rendir homenaje a la memoria de Alberto I de Mónaco, impulsor y mecenas de las investigaciones paleontológicas, este opúsculo informa sobre las diferencias de criterio científico que sostuvo su autor con el Abate Breuil a propósito de las pinturas rupestres halladas en Las Batuecas.

El hombre prehistórico de las Hurdes. Juan Cabré.1922.
Números: 115 y 116

bienvenidos

Eduardo Hernández Pacheco. Dos nuevas localidades con pinturas prehistóricas en Las Batuecas. Sociedad Española de Antropología, Etnografía y Prehistoria. Año I, Tomo I (Museo Antropológico Nacional, Madrid 1922). La literatura científica española tiene en el ilustre investigador extremeño una de sus figuras mayor relieve. El rigor y la eficacia narrativa que hacen tan interesante la lectura cualquiera de sus obras distingue también este trabajo, que se inicia con una cautivadora descripción de la comarca y sorprende por la belleza de las pinturas “copiadas” por Benítez Mellado.

 

Dos nuevas localidades con pinturas prehistóricas en Las Batuecas. Sociedad Española de Antropología, Etnografía y Prehistoria.. Eduardo Hernández Pacheco 1922.
Ejemplar único,1922

bienvenidos

Hurdes. Revista Católica Quincenal Ilustrada. Nacida en marzo de 1926 por iniciativa del entonces obispo de Coria (y luego, Cardenal Primado de España), Pedro Segura Sáez, esta publicación periódica, de marcado carácter doctrinal, editó 63 números hasta su desaparición en octubre de 1928. Su vigencia coincide con los años de la dictadura de Primo de Rivera y denota el encuadramiento ideológico de la acción social católica durante esos años. Fue su director Diego Marcelo Merino; se imprimió en los talleres del diario Extremadura y en la imprenta Hontiveros de Plasencia, y se radicó en Caminomorisco. En sus páginas se publicaron temas devotos y asuntos hurdanos y en ellas colaboraron representantes del regionalismo extremeño de distintas generaciones, de Publio Hurtado y Grande Baudesson, a Martín Gil, Santos Almodóvar, o Reyes Huertas.  

 

Hurdes. Revista Católica Quincenal Ilustrada (1926-1928).
Números: 20 a 53

bienvenidos

 

Mancomunidad de Las Hurdes