Las Hurdes Centro de Documentación
 Biblioteca digital
  Libros - Revistas y otros documentos
 Libros

Las Batuecas y Las Jurdes. Conferencias leídas en la Sociedad Geográfica de Madrid por el doctor D. J. B. Bide. Ilustrado con un mapa de la región y 18 fotograbados reproducidos de fotografías directas obtenidas por el autor (Madrid. Gutenberg, 1892). Concebido con un fin “positivamente instructivo” el libro aborda la descripción y, por primera vez, también la representación con imágenes del relieve y características naturales de la comarca, así como de las costumbres y modo de vida de sus habitantes. La obra se publicó poco después de los viajes que Bide hizo a la región, acompañado en alguna oportunidad por el cartógrafo Aymar de Saint-Saud.

Las Batuecas y Las Jurdes. Conferencias leídas en la Sociedad Geográfica de Madrid
Jean Batiste Bide
19 Enero 1892

Las Batuecas y Las Jurdes. Conferencias leídas en la Sociedad Geográfica de Madrid

M.R. Blanco Belmonte. Por la España Desconocida. Notas de una excursión a La Alberca, Las Jurdes, Batuecas y Peña de Francia. Con Ilustraciones fotográficas de Venancio Gombau. Sucesores de Rivadeneyra, Madrid 1911. Publicada inicialmentepor entregas en los suplementos que editaba La Ilustración Española y Americana, la crónica de este viaje  reveló a la opinión pública española la ignorada desdicha de la región hurdana. La acertada relación entre el texto y la imagen al describir aquella realidad redundan en la eficacia del relato.

Por la España desconocida
Blanco Belmonte, Marcos Rafael
1911

Por la España desconocida

Santiago Pérez Argemí. Las Hurdes. Mateus Artes Gráficas, Madrid 1921. Escrito en Cáceres, en donde su autor trabajaba como ingeniero de montes, este folleto fue concebido con el propósito de contribuir al “saneamiento moral y material” de la comarca; enumera sus carencias y recursos (especialmente hidrológicos y fitográficos), y concluye con una propuesta para ponerla “en condiciones de explotación productiva”. Presentado en una cuidada edición, e ilustrado con abundantes fotografías realzadas por el propio autor, fue reseñado por Leopoldo Romero en La Correspondencia de España y por Ortega Munilla en ABC.

Las Hurdes
Santiago Pérez Argemí
1921

Las Hurdes

Joaquín Hazañas y la Rúa. Las Jurdes (boceto de un estudio).Imprenta Sobrino de Izquierdo, Sevilla 1922. Poco más de treinta páginas tiene este impreso en que su autor agrupó la media docena de artículos que fue publicando en El Correo de Andalucía entre el 21 y el 30 de junio de 1922, coincidiendo con la visita que Alfonso XIII hizo a la región. Un tono sosegado y un propósito fundamentalmente didáctico distinguen estos bien documentados apuntes sobre los tres maneras desde la que se había venido juzgando a la Jurdes. Tres periodos: de la leyenda, de la servidumbre y de la compasión. “Vox clamantis in deserto”, que hasta la fecha bien poco habían podido hacer para remediar la miseria de sus habitantes.

Las Jurdes (boceto de un estudio)
Joaquín Hazañas y la Rúa
1922

Las Jurdes (boceto de un estudio)

 Revistas y otros documentos

Las Hurdes. Revista mensual ilustrada empezó a publicarse como boletín mensual en febrero de 1904. Fue su director Francisco Jarrín y su redactor-jefe José Polo Benito. Inspirada en los principios de la acción social católica, fijó su tarea redentora en desmentir las “fábulas y patrañas” con las que a menudo se ofendía a la desdichada región y en la prioritaria necesidad de dotarla de “Iglesias, escuelas y caminos” que procurasen el “mejoramiento moral y material” de la mísera comarca. Las Hurdes publicó 52 números. El primero en febrero de 1904 y el último en mayo de 1908, poco antes de que se celebrara el Congreso Nacional Hurdanófilo.

Las Hurdes. Revista mensual ilustrada (1904-1908).
Nros: 1 a 52

bienvenidos

Memoria(s) Leída(s) en la Junta General de la Sociedad La Esperanza de Las Hurdes (los años 1904, 1905 y 1906), por Don Tomás Gómez, Secretario de la Sociedad. Redactados por el que fue durante muchos años Secretario del Ayuntamiento de Caminomorisco, estos informes constituyen una inapreciable fuente de noticias sobre el origen y el funcionamiento de aquella caritativa agrupación. Que bajo la tutela de la Iglesia fue la primera que se propuso agrupar a los hurdanos para la defensa de sus intereses y para rescatar su territorio del abandono y el olvido.

 

Memoria(s) Leída(s) en la Junta General de la Sociedad La Esperanza de Las Hurdes . Impresos.
Nros: 1,2 ,3

bienvenidos

Crónica del Congreso Nacional de Hurdanófilos celebrado en Plasencia en los días 14 y 15 de Junio de 1908.Tallerres de imp. y encuadernación M. Ramos. Marqués de Mirabel, 20. Plasencia. 196 páginas con la más detallada información que pudo reunirse sobre tan importantísimo acontecimiento para el futuro de la comarca ocupan estas memorias, publicadas en la capital del Jerte sólo un año después de que se celebrara. Su lectura aún nos devuelve el eco de los apasionados discursos que allí se pronunciaron a favor de una causa que ya nunca más pudo ignorarse y que constituía un gravísimo problema para la vida nacional.

Crónica del Congreso Nacional de Hurdanófilos. Impresos.
Nros: Ejemplar único,1908

bienvenidos

El Pleito de “La Esperanza de Las Hurdes”. Folleto histórico-documentado que dedican a los socios protectores de la misma, los miembros de la Junta Directiva, Don Francisco Martín, Don Juan Pérez y Don Tomás Gómez. Imprenta y Librería de Generoso Montero. Plasencia.  El Vicepresidente, Tesorero y Secretario de La Sociedad firman en 1909 este curioso e interesante opúsculo que da cuenta de algunas discusiones surgidas en torno a la administración de los pósitos concedidos a la comarca y defiende la rectitud y buen hacer de La Esperanza.

El Pleito de “La Esperanza de Las Hurdes”. Impresos.
Nros: Ejemplar único,1909

bienvenidos

Feliciano Abad. Memoria. Inspección escolar de las Hurdes. Años 1911 y 1912. Casar de Palomero, septiembre de 1912. Este interesantísimo documento describe el pésimo estado de las pocas escuelas que por entonces existían en la región. Instaladas, con excepción de las de Vegas de Coria, Huertas y La Huetre, en locales que “debieran adjetivarse como insalubres mazmorras”. Pero incluye también, a modo de preámbulo, unas consideraciones sobre la “laboriosidad” de los hurdanos en lucha contra lo estéril de su territorio, o sobre la necesidad de cimentar en la enseñanza el principio de su redención, que además de acertadas son conmovedoras. Así debieron parecerle a don Miguel de Unamuno, último destinatario de este informe que custodia su archivo.

Memoria. Inspección escolar de las Hurdes.
Nros: 1

bienvenidos

 

Mancomunidad de Las Hurdes